viernes, 9 de abril de 2010

La cara de pendejos...

Si fuera católico sentiría vergüenza de serlo. Eso y, probablemente, tendría serias dudas sobre la forma en la que los dioses manejan el mundo. Por si viven debajo de una piedra la historia resumida es que durante los últimos cuatro años se han destapado casos de abuso sexual a menores por parte de sacerdotes en Estados Unidos, Irlanda y Alemania. En Alemania solamente en una de las líneas habilitadas para denunciar en el tercero de los países han reportado 13 mil casos de abuso.

Vamos a detenernos un momento y pensar qué quieren decir 13 denuncias de abuso (lo cual sin duda es un límite inferior)... el año de mi grado de bachiller había en mi colegio 3.500 estudiantes desde transición hasta 11. Para completar 13 mil niños abusados es necesario violar a todos y cada uno de los estudiantes de mi colegio 3.7 veces. El reporte realizado en Irlanda tiene 2.600 páginas que documentan el problema por más de 60 años, con el agravante de que en ese país las autoridades públicas sabían y no hacían nada (¿quien se quiere poner a pelear con los representantes del gran jefe?). De Estados Unidos no tengo cifras pero si un dato curioso: ninguna de las demandas por abuso sexual a menores se han llevado a la corte.

En este punto debo admitir que el vaticano hace gala de una coherencia envidiable: jamás dejar nada en mano de los laicos. Sin embargo, me pregunto ¿no sería más práctico dejarlo en manos de la justicia y dejar que sea la evidencia la que hable por sí misma? La respuesta es un rotundo (y obvio) "¡NO!" por dos razones muy importantes: la primera es que a la iglesia no le debe interesar mucho que haya gente por ahí haciendo preguntas, si lo hacen se encontrarían con joyas como la política de enviar a los sacerdotes problemáticos (i.e.: los violadores) a sitios donde nadie va a molestar (i.e.: con los nativos, en Alaska). La segunda es que sin pagar todo lo que pagaron se quedarían sin la oportunidad de hacerse las víctimas y decir que la pobre iglesia católica ha debido pagar plata porque unos abogados ambiciosos los demandan a diestra y siniestra (en un artículo, por cierto, sin ninguna fuente más allá que la memoria del autor).

Así las cosas estamos asistiendo a una extraña forma de ver el mundo. No estoy diciendo que todos los sacerdotes son seres perversos que buscan violar niños cada vez que pueden. Nada más lejos de la realidad y puedo dar varios contraejemplos de sacerdotes muy dedicados a hacer de este mundo un sitio mejor. Tal y como hay policías, políticos, bomberos, economistas y demás... pero tampoco se puede negar que hay sacerdotes que han aprovechado su situación para abusar. Tal y como lo han hecho policías, políticos, bomberos, economistas y demás. Si diré que, por lo menos, hay bastantes indicios de una política de encubrimiento ¿Por qué lo digo? Porque si no la hubiera los números, la distribución y las denuncias de los abusos llevarían un patrón diferente.

Toda esta situación me ha dejado con más preguntas que respuestas así que, a manera de conclusión, ofreceré las cosas que rondan en mi cabeza sobre el tema. No creo que tengan una respuesta concreta y definitiva, pero al menos deberían llamar a la reflexión sobre muchos temas...

==> ¿Qué gana el vaticano encubriendo todo? Es la pregunta que nadie ha respondido. Por un lado los creyentes afirmarán hasta el día de su muerte que no encubre nada porque no hay nada que encubrir. Los críticos siempre sospecharán que hay algo más. ¿Mi teoría? Debe ser difícil admitir que una institución manejada por dios pueda cometer errores tan gruesos.

==> ¿Por qué hay tan poco espíritu de crítica en los católicos? Me gustaría que esto sobrara decirlo, pero, si las cosas han llegado hasta este punto no es por una conspiración llevada a cabo por el Papa y un puñado de cardenales. Supongo que es un sub-producto de tomar las cosas por dogma en lugar de analizarlas un poco más. Por eso comencé la entrada como la comencé, si fuera católico solo podría sentir vergüenza.

==> ¿Como será la situación con las demás religiones? ¿Mejor? ¿Peor? ¿Igual? El delirio de persecución de los católicos se agranda cuando solo se hacen averiguaciones sobre ellos y se olvida por un momento que existen muchos otros en la posición de abusar. Sin embargo, pocos tienen una estructura tan vertical como el catolicismo lo cual hace de la idea de un encubrimiento a gran escala irrisorio.

==> Ya lo toqué antes pero ¿Cuál es el delirio de persecución? En lugar de decir "hay algo mal en la institución guardiana de la religión que profeso, vamos a hablarlo" la respuesta es "todo lo que usted dice es un insulto, un ataque y una difamación". Dentro de esta pregunta cabe preguntarse ¿De dónde sacan justificaciones tan tontas? Decir que no es malo porque "todos los demás lo hacen" no es respuesta. Decir que no es malo porque "solo lo hice con niños, no con niñas" tampoco. Mucho menos decir que "no es pederastía porque eran mayores de 13 años" (!).

==> La última pregunta que es la que más me ronda la cabeza ¿No debería una institución guiada por el representante directo del ser más poderoso del universo estar exenta de este tipo de situaciones? Hacer esta pregunta es recibir la siguiente respuesta: "dios está en lo correcto siempre, salvo cuando se equivoca, en ese caso fueron humanos que creyeron haber hablado con dios". Olvidando que, por las mismas premisas de la creencia, debería estar exento de errores.

Eso es todo por ahora. Creo que me salió más largo de lo que quería y menos conciso de lo que esperaba. Pero bueno, a veces las cosas salen así. Lo próximo que escribiré aquí será sobre política. No más religión por ahora... me deprime y me enoja, estados en los que no me gusta estar.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

A mi blog le interesan sus comentarios...