martes, 23 de junio de 2009

Extremos

Cuando alguien me pregunte por qué soy tan duro en ocasiones contra la religión lo remitiré a este artículo. O a cualquiera que salga ese día con algo igual o peor.

Si, son extremos, pero los extremos no pueden vivir en un mundo de tibios.

No es cuestión de convertir a nadie. Es cuestión de invitarlos a pensar.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

A mi blog le interesan sus comentarios...