miércoles, 24 de junio de 2009

Volviendo al género

Si quienes abogan por el lenguaje inclusivo quisieran de verdad hacer algo estarían dando bombos y platillos la campaña "ni con el pétalo de una rosa". Que si, sonó, pero no tanto como debería para un problema tan absolutamente grave.

Es preocupante saber que 80% de los colombianos son víctimas de algún tipo de violencia familiar.

Pero verdad que cambiando el lenguaje todo se arregla, ya para qué me preocupo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

A mi blog le interesan sus comentarios...