martes, 21 de abril de 2009

Mi blog no quiere ser un hijo bobo

Un breve comentario sobre una noticia que salió en El Espectador.com. Aún cuando espero continuar mi formación académica en algún país desarrollado, estos países no dejan de asombrarme por su capacidad de autocomplacencia. Caso perfecto este grupo de manifestantes que pide a Obama frenar el plan Colombia y el TLC. Según ellos estas dos políticas tienen la culpa de todos los males que pasan en Colombia, desde el tráfico de drogas hasta los desplazados.

Algo de razón tienen, finalmente el presupuesto del plan Colombia se destina a financiar la guerra contra las guerrillas y contra los narcotraficantes. Desde este punto de vista si, el plan Colombia es culpable de los desplazados, tanto como los dinosaurios son culpables de la polución. No voy a negar la situación tan complicada de los, creo, 4 millones de desplazados por el conflicto interno. Es importante pensar políticas orientadas a devolverlos a sus hogares en el campo y para que vuelvan a llevar una vida digna. Sin embargo, este objetivo tan loable no se logra eliminando el plan Colombia. Me atrevo a decir que si EEUU nos quita su ayuda se agrava el asunto (si, por más que le duela a algunos hay que arrodillarse y dar las gracias)

¿La solución? ¡Manden más plata! Y condicionen la plata adicional a ser invertida en planes de integración social y económica. Es más, si quieren la pueden manejar ustedes ¡Bienvenidos! Si tanto les preocupa el asunto ¿por qué no mejor se dedican a hacer campañas para recolectar dinero e invertirlo en planes sociales? Sé de primera mano que ningún gobierno en el mundo les va a decir que no si ustedes tienen a la mano los recursos o la fórmula para solucionar tremendo problema... ¿O es que no los tienen y por eso se dedican a hacer protestas pendejas frente a la casa blanca?

Por el lado del TLC ¿Qué culpa tiene una política que ni siquiera se ha establecido? No tengo ni la más remota idea. Algo debe tener que ver el hecho de la fobia que algunos le tienen al comercio internacional libre. O puede ser que quieran amarrar la aprobación del TLC a que Colombia genere políticas para proteger a los desplazados. Cualquiera de las razones me parece, francamente, estúpida. La primera porque cerrarse al comercio es condenarse a la miseria. La segunda porque no me cabe en la cabeza que para un trato recíproco (EEUU también nos va a vender cosas, recuerden) nos tengan que poner condiciones, como hijos bobos...

Al sagaz lector le parecerá que hay una contradicción en lo que escribo, pero no. El plan Colombia es, literalmente, limosna que nos dan, así que si EEUU nos pide saltar en una pierna y tararear, toca hacerlo. Ellos no reciben nada a cambio. Con el TLC el asunto es diferente, puede que Colombia sea un minúsculo punto en la economía gringa, pero finalmente es un tratado en el que no se ruega nada y no es que nos den prevendas especiales.

Finalmente, lo que más me pudre de todo el asunto, es que, según se ve en la nota, ninguno de los manifestantes es ligeramente colombiano. Puede ser algo tonto, pero igual me enerva que un grupillo de intelectuales se ponga la causa de "salvarnos" de nuestra propia ignorancia, como a los hijos bobos. Muchas gracias, pero no... ya decidimos matarnos por ignorantes, no hay nada que puedan hacer.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

A mi blog le interesan sus comentarios...