jueves, 17 de septiembre de 2009

Veo en tu futuro que leerás esta entrada...

La hoja en blanco me mira desafiante, casi riéndose de mi. Me reta a escribir algo sobre una de las cosas mas interesantes del ser humano: la propensión a creer bobadas. Es un tema particularmente difícil de tratar porque muchos de mis amigos creen en tales bobadas, defendiéndolas con recelo y pregonando sus ventajas. También porque durante algún tiempo, yo también creía en tales bobadas.

¿De cuáles bobadas hablo? Astrología (eso es taaaan virgo), psíquicos (veo en tu futuro, presente o, tal vez, pasado, alguien por la letra oooo-aaaa-eeee-ffffeee), numerólogos (si tomamos el año de nacimiento, más este año, multiplicado por la hora, menos el día de la semana, dividido por las letras de su nombre y sumamos todos los dígitos...) y demás charlatanes que dicen saber el futuro. Nunca he tenido ningún problema en que la gente desperdicie su plata como mejor le plazca, finalmente es la plata ganada con esfuerzo y si la quieren dar a un adivinador, allá ellos.

Me parece muy interesante no solo que la gente crea en ese tipo de cosas sino que las defienda a capa y espada con todo tipo de argumentos. Algunos dicen que se ha cumplido lo que les han dicho, otros dicen que los hace encontrarse con su yo interior y otros, arrinconados, admiten que no sirve para nada, pero que igual no le hace daño a nadie. Yo, consciente del servicio social que cumple mi blog (i.e.: ninguno) quiero hacer un llamado a la razón. ¿Por qué, se preguntaran algunos, no dejo a quienes son felices regalando su plata serlo? Porque quiero, no hay más razones (además, si lo que quieren es regalar plata yo puedo hacer exactamente lo mismo que un astrólogo y cobrar la mitad).

Si siguen conmigo, gracias. La mitad siguen aquí porque están de acuerdo conmigo, la mitad sigue aquí porque quiere dejar en los comentarios constancia de lo poco trascendental que soy. O de lo poco abierto a nuevas experiencias. O de quien sabe cuántas cosas más.

Después de tan larga introducción es justo decir por qué este tema en particular. Un programa en radio tiene una psíquica a bordo y, debo decirlo, es el ser humano más despreciable que he escuchado en mucho tiempo. No lo digo por el desprecio que le tengo a quienes ejercen su rama de actividad (aunque influye), lo digo porque es un claro ejemplo de lo irresponsables que son algunos con tal de ganar plata. Por ejemplo, recomendar a alguien que se endeudé porque "tu futuro está en EEUU así que tienes que comenzar a comprar las cosas" es irresponsable. Decirle a una niña "tu novio te maltrata pero los astros muestran que van a estar bien" es irresponsable. Decirle a un señor que perdió a su hijo soldado en una toma guerrillera que su hijo está frente a él diciéndole "papá, te amo" no solo es irresponsable sino cruel, lógicamente, todo en vivo y en directo.

Lo peor es que los consultantes se iban felices después de escuchar hablar a "los astros". Recordándome a cierto amigo mío que va a que le lean el tarot para que le digan lo que quiere oir. "Es una cosa de conocerse, es uno el que lee las cartas" me dice. "Yo podría decirle lo que quiere oír" pienso, pero no digo nada, si él quiere perder su plata allá él. Adivinar el futuro es una mezcla de dos cosas: decir lo que el otro quiere escuchar y adivinar, literalmente, el resto. Como en mi oficina no puedo entrar a YouTube les quedaré debiendo el video hasta la noche, un video donde cuentan el número de adivinanzas que hace una medium y el número de aciertos. ¿Para alguien de verdad es una predicción "vas a tener dolores de espalda" o "veo complicaciones en el estómago"?

Una predicción sería "te va a dar una úlcera en unas 4 ó 5 semanas así que es hora de ir visitando al médico". Eso si sería adivinar. En cambio se hacen afirmaciones vagas y en algún futuro lejano. Por ejemplo Uri Geller, famoso por doblar cucharas con su mente, una vez dijo que iba a parar el Big Ben. Casi 10 años más tarde, cuando se paró por un problema técnico, salió a decir que su promesa se había materializado. Si eso es lo que se necesita para ser tomado por sobrenatural yo predigo que, en un futuro, voy a fundir todos los bombillos de mi casa. No todos al tiempo, pero gradualmente. Ya sintonicé mis ondas mentales... no esperen sentados.

Sé, como casi todo lo que tiene que ver con estos temas, que hablar de esto no es más que perder el tiempo. Si alguien ya está encerrado en creer y racionalizó su creencia, nada hará que piense lo contrario. O tal vez si, a mi me pasó, pero también fue un proceso largo y demorado.

Y si, me moriré de la piedra cuando una amiga mía me diga "leí tu entrada, desconfiar de los adivinos es algo muy virgo ¿sabías?" Pero los horóscopos los trataré después, por ahora silencié a esta hoja en blanco. Luego silenciaré a los astros.

PD: Para los que tengan tiempo les recomiendo este video...

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

A mi blog le interesan sus comentarios...