martes, 28 de julio de 2009

Bloggeando de noche

Hoy no escribí nada en todo el día. Un par de cosas en Twitter y ya. No es que me esté quedando sin ideas, ya hice unas promesas y espero cumplirlas antes del viernes. Digamos que hoy no me encontraba inspirado y, en este preciso momento, tampoco.

El gran problema es que ya escribí sobre no escribir, así que volver a escribir sobre no escribir sería como plagiarme, el colmo de lo poco original.

Creo que es la primera vez que hago una entrada desde mi casa. Habitualmente almuerzo más rápido o me quedo 20 minutos después de trabajar escribiendo. Escribir de afán me quita el estrés de escribir y se impone por completo a mi perfeccionismo innato, el mismo que me impide dibujar (no soy muy dado a aquello de los bocetos, mucho menos de los borradores).

Al tener tiempo me siento obligado a pulir más las cosas. Siento que debo leer, releer y seguir leyendo hasta que esté como me gusta. Pero jamás está como me gusta y, entre más lo pienso, menos me convence y decido que tal vez sea mejor dejarlo para después... mucho después, debo tener unas 5 ó 6 entradas "en borrador" que muy probablemente jamás vean la luz del día.

Ya no quiero escribir mucho más porque estoy viendo televisión y el programa está muy bueno (los eternos Simpsons). Por eso dejaré estas palabras ligeramente inconexas expuestas al escarnio público, no las voy a revisar y se irán tal y como fueron saliendo.

Mañana escribiré algo con más contenido... de vez en cuando es bueno hacer una confesión (que debe estar por ahí, en algún sitio).

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

A mi blog le interesan sus comentarios...